El Atléti despierta y arrasa en Balaidos

Cuando el colegiado pitó el final del encuentro frente al Leganés, el pensamiento generalizado del aficionado fue “pufff y ahora la selección…”, y una tortuosa espera de 2 semanas para volver a ver a nuestros muchachos.

Pues bien, tras esta interminable y tediosa espera, hoy por fin volvía la liga y en un partido de altos vuelos, nos enfrentábamos al Celta de Vigo, un equipo que ha empezado de forma nefasta la temporada, con sendas derrotas ante los otros dos equipos madrileños de la Liga (Leganés y Real Madrid).

A esto había que añadirle que uno de sus pilares se perdía el choque por lesión, como es el caso de Fabián Orellana.

El Atléti por su parte, viajaba a Vigo con la presión de llevar tan sólo dos puntos y la necesidad de conseguir la victoria para que Barcelona y Real Madrid no se le alejen demasiado, aunque esto es muy largo y aún queda mucho.

Se quedaban en Madrid Augusto, ex capitán celtiña para darle descanso (el martes vuelve la Champions), Thomas y Vrsaljko

El Cholo apostó de inicio por un esquema 4-3-3, sacando de inicio a Oblak, Juanfran, Savic, Godín, Filipe Luis, Koke, Gabi, Saúl, Carrasco, Griezmann y Fernando Torres.

El partido apuntaba a espectacular, una lucha entre dos equipos necesitados con estilos muy diferentes, unos amantes de la posesión y otros del contraataque y juego vertiginoso, ambos con el obejtivo común de la victoria.

Y el partido empezó absolutamente endiablado, como si de un partido de la Premier se tratase (como ahora somos Premium…), con un ritmo altísimo, impropio de la 3ª jornada. Parecía un partido de tenis, ya que atacaba uno, contraatacaba el otro y eso provocaba la delicia de los aficionados.

En uno de esos ataques, Señé hizo una gran diagonal para plantarse sólo delante de Oblak, pero el esloveno le aguantó de manera excepcional y le cerró el espacio de manera que el balón acabó en el lateral de la red.

El Celta tenía más posesión y controlaba el juego pero tampoco hacía sufrir al Atlético, que esperaba atrás agazapadito  la oportunidad de dar su zarpazo a través de jugadas a balón parado y algún tímido disparo.

El ritmo bajó un poco a partir de la media hora de choque, como es lógico. En un robo del Celta y pase en profundidad para el velocísimo Bongonda, se pudo poner el 1-0, pero se marchó el disparo por muy poco.

En la 2ª parte, salió la furia rojiblanca, a la que estamos acostumbrados. El Atleti empezó a devorar al Celta en todas las facetas del juego, presión, recuperación, posesión y remate ya que en una jugada que parecía sin peligro, el MVP del partido Antoine Griezmann pone un centro, que ni el mismo Beckham, para que Koke llegando desde atrás marque con un remate de primeras espectacular.

Los jugadores rojiblancos vuelven a sonreir en Balaidos.


A partir de ahí, las ocasiones se iban sucediendo, pero el Atleti no terminaba de cerrar el encuentro. Fue cuando Saúl y Juanfran hicieron dos centros magníficos desde la parte derecha para que “el Principito” Griezmann matara al equipo vigués de cabeza. El primero de ellos, al más puro estilo Falcao, a pesar de su corta estatura.

Ya en el tramo final del encuentro, Correa que había entrado por Carrasco, cerró la goleada y puso el definitivo 0-4. Una victoria que nos da alas y mete presión a los que conviene que estén arriba.

La única nota a mejorar es la efectividad de Kevin Gameiro, que ha tenido una muy clara y no ha podido transformarla. No obstante, esto no será un Jackson 2.0, se le ve que está muy implicado en el equipo y va a dar muchas tardes de gloria a este equipo.

El Atletico ha ganado en un campo muy complicado y ha dado el golpe en la mesa que se le pedía. Ahora tampoco hay que desatar la euforia, sino como bien sabemos “partido a partido” y ahora toca revivir los octavos de Champions frente al PSV, esperemos que sin tanto sufrimiento, por el bien de los corazones rojiblancos.

¡¡¡Forza Atléti!!!

Nos vemos el martes en Eindhoven.

 

PD: Nunca dejéis de creer

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *