MADE IN ATLETI

Ya era hora. Se nos ha hecho eterno. Por fin volvía la Champions a nuestras vidas después de una pesadilla que todavía hoy nos sigue molestando. Tenía que ser en Eindhoven después de lo que sucedió en octavos hace seis meses con ese equipo. Somos el Atlético de Madrid.

Goal Saúl vs PSV.jpg

Saúl y Gabi celebran el gol del primero con rabia.

El equipo titular fue: Oblak, Juanfran, Godín, Gimenez, Filipe, Gabi, Koke, Saúl, Gaitán, Griezmann y Gameiro. El equipo empezó fuerte con una gran fluidez de balón. Griezmann se movía a su antojo hasta que el PSV cerca del minuto veinte hace un gol, que fue anulado, pero nos metió el miedo en el cuerpo. De ahí hasta el minuto cuarenta el partido fue bastante disputado, con luchas continuas en el medio campo. Llegó el minuto 42, un córner botado por Gabi, y el Atleti se puso por delante obteniendo un merecido premio a costa de que el jugador holandés, Popper, se llevase unos puntos en la cabeza en un remate de Gimenez. Un momento crucial para hacer gol. Sin embargo, las cosas no iban a ser fáciles para nuestros guerreros. Un par de minutos después, un piscinazo de Narshing provoca un penalty que detuvo Oblak propiciando que todos los Atlético cantásemos al unisono eso de “Obi, Oblak, cada día te quiero más”.

En la segunda parte el partido del Atleti. Un partido en el que sabes que no va a pasar nada pero aún así sufres por ser del Atleti. Los cambios fueron: Tiago-Gaitán; Carrasco-Gameiro; Torres-Saúl. El equipo jugó con dos sistemas en este segundo tramo. Ha utilizado un 4-4-2 antes de los cambios; luego un 4-5-1 cuando se fue Gameiro. La insistencia del PSV hizo que el equipo jugara unos metros más atrasado, pero sin tener demasiado peligro salvo una jugada del uruguayo Pereiro con un remate de cabeza, que solventó nuestro seguro portero Jan Oblak. Finalizando el partido el portugués Tiago ha tenido unas molestias que esperemos que no lleguen a nada grave. Me parece bastante interesante desde el punto de vista táctico como Griezmann sabe aprovechar su libertad en el campo y a la vez defender metiéndose como un quinto centrocampista en el repliegue medio del equipo. También hay que destacar el partidazo que ha hecho Gimenez, ha pasado el examen con nota. Por otro lado Filipe Luis sigue estando en otro mundo, muy por encima de sus compañeros.

El equipo acabó ganando a su estilo, y esa es la mejor noticia que podemos tener. El partido fue “made in Atleti”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *