Better call Saúl, Ep.100

Corría un 8 de marzo de 2.012 cuándo el Atleti jugaba la ida de los dieciseisavos de final de la Europa League ante el Besiktas en tierras turcas. En aquel partido disputó los primeros minutos con la rojiblanca un chico casi desconocido para muchos, un niño que se convirtió en hombre en muy poco tiempo, un jugador que a día de hoy es pieza clave para el Cholo, y lo más importante, para el Atlético de Madrid.

Saúl en la jugada de su gol ante Bayern

Ese chico que debutó en Turquía, se ha convertido en un “box to box” de manual, en una de las mayores promesas del fútbol mundial, en una realidad que apisona tiempos en esto del fútbol de una forma bestial. Saúl no es un jugador excelso en lo técnico, ni el más rápido, pero es un 8 en todo, cómo su dorsal indica en esta nueva temporada (porque Saúl, que bien te queda el número de don Luis Aragonés), y su rendimiento en los partidos importantes está fuera de toda duda. En los momentos clave siempre aparece, véase la chilena ante el Madrid, el golazo al Bayern en semifinales de Champions la temporada pasada o la volea perfecta de este martes en el Philips Stadium.

Ya ha debutado con la selección, a la que ha llegado para quedarse, y está en el club de su corazón. Es un jugador de cantera, un atlético como tú o yo, un chico de Elche que tras su paso nefasto por la cantera vecina encontró la luz y su lugar, el Atlético de Madrid. Poco hace falta decir de su calidad, de su fuerza o de su pundonor, porque cada partido que pasa demuestra que ama las rayas canallas como el que más.

El sábado cumple 100 partidos en nuestro Atleti, 100 partidos en los que nos ha llenado de ilusión, 100 partidos en los que ha conseguido ganarse nuestro corazón. Saúl, yo sólo puedo darte las gracias por todo lo que nos das, por cada balón robado y por tu lucha sin fin. Eres nuestro futuro, la bandera que nos guiará, el ancla en que girará nuestro amado Atleti. El sábado serás centenario con tan sólo 21 años, que osado eres Saúl. ¡SOLO 21 AÑOS!.

Desde este humilde blog nos gustaría decirte que sigas igual, que luches cada día más y crezcas como cada partido haces. Tu techo no se conoce, estará donde tu quieras que llegue, porque tú potencial es innato. Llegas a los 100 partidos, pero te quedan muchas más tardes en las que nos llenarás de emoción, en las que nos ayudarás a llegar a la gloria. En nuestra historia hay un sitio reservado para ti, un sitio entre don Luis y tu míster, un sitio para los elegidos como tú. El presente es tuyo, el futuro aún más, y no tenemos miedo a decirte que nos representas, porque tú serás nuestro capitán, tu serás el emblema de nuestros valores.
Lo que más puede hacernos sentir orgullosos de ti es tu humildad, sabes donde estás, sabes lo que representas, conoces la historia que te vas echar a la espalda, y no te pesa, porque la amas. Nadie mejor que tú podrá llevarnos a lo más alto, nadie mejor que tú podrá hacernos sentir lo que tú nos haces sentir. Felicidades y GRACIAS Saúl.

Pd: Este es el inicio de tu historia, historia que no tendrá final y te convertirá en leyenda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *