Crónica: S.D Eibar 0 – 2 Atlético de Madrid: Una victoria de las de antes

Duro encuentro el que se preveía para esta tarde invernal en Ipurúa. Con el campo helado y en uno de los estadios más complicados de la primera división, Simeone apostó por un once de carácter más bien defensivo, optando por colocar a Giménez como mediocentro defensivo, a parte de la presencia de los ya habituales Gabi y Koke. Otra de las novedades del conjunto rojiblanco fue la presencia de Torres en el once. Por su parte, Mendilibar, dispuso en el terreno de juego un once de garantías y muy competitivo. Tras las sendas victorias de cada conjunto en Copa, ambos equipos tratarían de buscar los tres puntos en la competición regular. El Eibar fue mejor durante la mayor parte del partido, pero esto no impidió que los colchoneros se llevasen el gato al agua en las escasas ocasiones de gol de las que dispusieron. Saúl abrió el marcador con un testarazo tras una jugada ensayada y Griezmann lo cerró tras una gran jugada iniciada por él y que, tras asistencia de Gameiro, acabó finalizando.

El partido empezó tal y como marcaba el termómetro. Frío y áspero. Pero fue el conjunto armero quién tomó la iniciativa y comenzó a enlazar rápidos ataques por la banda izquierda. En los primeros minutos, el Eibar avisó con un centro peligroso desde el flanco izquierdo que a más de uno le hizo estremecerse en sus asientos. Y es que el conjunto eibarrés tiene un puñal en esa misma banda llamado Inui y supo aprovecharlo de manera excelente durante gran parte de la primera parte. Por su parte el Atlético lo intentaba buscando balones largos y segundas jugadas, pero la presión del Eibar impedía que las intenciones rojiblancas proliferaran. Ni Torres ni Griezmann conseguían enlazar una buena jugada para el Atleti.

Ya en el minuto 19, el centrocampista del Eibar, Adrián, recibiría la primera tarjeta del partido tras una patada a la altura de la cadera a Giménez. Más tarde debió ver la segunda tras un balón que controló con el brazo. El Eibar seguía haciendo bien las cosas y propiciaba que el Atlético no acertara a sacar el balón jugado y mucho menos a crear peligro en la meta rival. Los eibarreses llegaron a encadenar hasta tres centros seguidos en el área del Atlético, en lo que fue un asedio en toda regla hacia la portería defendida por Moyá. En una internada por banda izquierda de los vascos, Vrsaljko se vio obligado a cometer falta sobre el extremo japonés, lo que produjo que el árbitro le mostrara la tarjeta amarilla en el minuto 29. Los rojiblancos sufrían y era evidente que necesitaban llegar a la segunda parte. Casi al final de los primeros 45 minutos, primero Griezmann y después Sergi Enrich, tuvieron las ocasiones más claras del partido.

Así se llegó al descanso. Con Vrsaljko amonestado, Simeone optó por dar entrada a Juanfran en el lateral derecho, sustituyendo al croata. Arrancaba la segunda parte y el Atleti parecía tomar el control del partido, pero sin enlazar jugadas de peligro. En el minuto 53, y tras un córner botado por Koke, Filipe recibió en corto y centró al primer palo. Allí se encontraba el canterano Saúl que remató picando el balón y puso el 0 – 1 en el electrónico de Ipurúa. A pesar del gol del Atleti, el Eibar siguió desplegando un buen fútbol y creando ocasiones de peligro para perforar la meta del portero balear. En estos compases del encuentro, el conjunto rojiblanco pasó verdaderos apuros tratando de no encajar gol. Hasta 3 lanzamientos tuvo que sacar la zaga rojiblanca. Todo un asedio por parte del Eibar que buscaba el empate que le hiciera puntuar.  En el minuto 67 se retiraba el japonés Inui, una de las sensaciones del choque, dejando su lugar a Bebé.

En el minuto 70, Pedro León tuvo una de las ocasiones más claras del partido. Pero su disparo desde el interior del área rojiblanca salió desviado. Simeone no veía nada claro la forma en la que se estaba desarrollando el partido y buena prueba de ello fue el cambio que realizó en el minuto 71. Fernando Torres salía del campo y entraba Kevin Gameiro, en lo que era toda una declaración de intenciones por parte del entrenador argentino. Y tras la entrada del delantero francés, llegó el gol de la tranquilidad para el Atlético. Griezmann recibió el balón en los tres cuartos de la cancha rival y, tras conducir unos metros el esférico, lo cedió para Gameiro y éste se lo devolvió a Griezmann para que anotara el segundo del Atleti.

Tras el gol de Antoine, Mendilibar dio entrada a Rubén Peña y sentaba en el banquillo a Pedro León.El tanto del francés sentó como un jarro de agua fría entre las filas armeras que vieron como poco a poco sus opciones desaparecían, y con ellas, la presión que habían ejercido sobre el rival durante todo el partido. Ya en los minutos finales, los de Simeone tuvieron el control del balón. A pesar de ello, el Eibar iba a tener una oportunidad más en la que Giménez y Juanfran tuvieron que intervenir sacando el balón bajo palos para evitar el gol eibarrés. Así concluía el choque. Victoria para un Atlético que recuerda mucho a lo que ha sido siempre el conjunto de Diego Pablo Simeone. Aguerrido y sufridor en el centro del campo y en la zaga y con olfato de gol en las ocasiones de peligro. Tres puntos más para los rojiblancos que se acercan de nuevo a puestos de acceso a la máxima competición europea. Y lo que quizá sea aún más importante, la consecución de volver a la senda del triunfo con un estilo característico como muy pocos. Se puede decir que el Atleti del Cholo está de vuelta.

 

One Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *