COMO TE VOY A ECHAR DE MENOS

Esta semana ha sido muy dura para todos los rojiblancos, pues desde que acabó el partido contra el Betis nos vino a la mente el pensamiento de… sólo nos queda un partido.

Cuando empezó la temporada, sabíamos que iba a ser la última pero nos quedaba el consuelo de, bueno pero aún quedan muchos partidos. Ahora ya no podemos aferrarnos a eso.

Tras la guerra civil que hemos vivido por el cambio, del cual yo soy partidario a pesar de que es doloroso lógicamente, creo que todos hemos asumido que guste o no, hay que despedirse del Vicente Calderón.

Siendo el primer partido el 2 de octubre de 1966 y el último mañana 21 de mayo de 2017, son casi 51 añitos los que contemplan a este templo del futbol. El 1º gol de Luis, partidos y remontadas históricas, el debut de Torres, la bota de oro de Forlán, el adiós a Luis, 1º partido de su historia del Atleti femenino, el Centenario,  partidazos en Europa, el descenso, la Liga de 2014… son hitos que se me vienen a la cabeza, pero tranquilos, en el Metropolitano crearemos nuevos.

Jamás se me olvidará la sensación que tuve cuando, subiendo las escaleras, entré al estadio y lo vi por primera vez siendo tan solo un niño. Fue un sentimiento que seguro que sabéis cómo es, pero yo no puedo expresarlo con palabras. El ambiente, la gente animando, el sufrir del marcador apretado… fue espectacular.

La última vez que he tenido el privilegio de estar, que fue en marzo en el partido de Liga frente al Sevilla, el sentimiento era similar, de asombro, de emoción, pero a la vez con mucha tristeza, como cuando sabes que es la última vez que ves a alguien querido.

Los propios jugadores, incluidos los rivales, siempre han dicho que el ambiente que se vive en el Calderón es especial, que te motiva y te aprieta respectivamente y siempre ha sido una seña de identidad de este mítico estadio. Que duro es irte de tu hogar.

Mañana se echa el cierre frente a “nuestro padre”, el Athletic de Bilbao y creo que no podría haber mejor rival que él. Será un partido muy especial para todos, pero especialmente para Raul García que es uno de los nuestros.

Aprovechad el viaje en metro hasta Pirámides, el paseo hasta el estadio, cada segundo del partido, cada aliento de la afición y cada ocasión, pues será la última vez.

El Vicente Calderón ha estado presente en tantos momentos en mi vida, momentos muy buenos y momentos no tan buenos, que me parece increíble que ya no vaya a estar más. No obstante, no es un adiós definitivo, pues mientras siga en nuestro recuerdo, seguirá existiendo.

Gracias por toda una vida de emociones viejo amigo

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *