¡Que gusto tenerte!

José María Giménez, a sus 22 años se ha convertido en uno de los máximos representantes del sentimiento atlético en el vestuario colchonero, un hombre de equipo, un jugador que se lo deja todo en el campo defendiendo los intereses del Atlético y que desde el primer día ha demostrado ser un jugador comprometido, que poco a poco se ha ido enamorando de las rayas canallas y de sus valores.

Ha sido capaz de amoldarse a cualquier posición que Diego Pablo Simeone le ha pedido, ya sea de pivote defensivo o de lateral derecho, cumpliendo siempre e incluso garantizando un alto nivel.

Y es que Giménez es uno de los centrales más prometedores del panorama internacional, tanto que ya en el mundial de 2014, cuando tan solo tenía 19 años fue internacional con la selección de Uruguay en el Mundial de Brasil, completando un total de tres partidos al lado de Lugano y su compañero de equipo Diego Godín. Esa misma temporada, tan solo había jugado un total de dos partidos con el Atlético de Madrid, lo que hizo más sorprendente su titularidad en el eje de la zaga charrua.

Tras esto, Gimenez comenzó a ganar importancia en los esquemas de Simeone, sumando un total de 97 partidos oficiales con el Atlético de Madrid pese a su corta edad.

Pero lejos de su rendimiento deportivo, Giménez ha demostrado ser un atlético desde el principio hasta el fin, siendo uno de los pocos jugadores que ha acudido a animar al féminas el día que se jugaba su primer titulo liguero, celebrando los goles como un aficionado más, o demostrando su sentimiento con cada beso que le da al escudo en cada uno de sus goles.

Da gusto ver a jugadores tan comprometidos, que se dejan todo en el campo y fuera de él derrochan el sentimiento que todos los aficionados derrochamos. Por todo esto se merece seguir muchos años más en nuestro club. Ojala todos aprendiesen un poco de él.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *