EL PISTOLERO DEL CALDERÓN

Qué tiempos aquellos en que de la nada, aparecía nuestro killer y metía gol. A lo mejor estábamos jugando fatal, pero teníamos arriba ese depredador que hacía el resto. Me viene a la memoria los nombres de Falcao, Vieri, Forlán, el propio Torres o el protagonista de éste artículo, Jimmy Floyd Hasselbaink.